CUIDADO con la CEBOLLA! No te Comas ni 1 Así, Sin antes Ver Esto (Poca gente lo Sabe)

Si Tienes Una de estas Condiciones, Cuídate de comer cebolla porque muchos No lo saben, pero te hace daño si la consumes así y te diré por qué brevemente.

Cuando supe todo lo que le hace la cebolla a mi salud… Me di cuenta que era necesario que tú también lo sepas.

La cebolla es odiada por muchos. Pero por ser rica en nutrientes y propiedades que benefician la salud, las cebollas nunca faltan en la mayoría de las cocinas del mundo. Sin embargo, este alimento también tiene algunos riesgos asociados, que muy pocas personas saben de ellos.

Incluso, esto resulta ser difícil de creer, pero existen algunas condiciones de salud que no permiten el consumo de cebolla, ya que esto podría empeorar su condición.

Antes de continuar, toma unos segundos y comparte esta información con tus amigos y familiares, que de seguro te lo agradecerán. Porque muchos no saben esto y su salud, puede estar en riesgo…

Por esta razón, hoy te diré en qué condiciones NO debes comer cebolla, para que todos se enteren, porque tristemente casi nadie comparte esta información, ni siquiera en las noticias, lo que es una pena en verdad. 

Ah, pero antes de que te llenes de preocupación, te diré los beneficios que tiene la cebolla para tu salud, porque todo no es malo, y así puedas entender por qué a muchos les gusta la cebolla.

Los beneficios más importantes de la cebolla, por esto muchos la consumen a diario:

Disminuye el colesterol LDL y triglicéridos, ya que contiene una sustancia conocida como saponina, que disminuye el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas, como arterioesclerosis o infarto.

¡¡Así como lo oyes!!

Mejora el humor y el sueño.

El folato, que contiene la cebolla, puede ayudar a reducir la depresión. La homocisteína evita que la sangre y otros nutrientes lleguen al cerebro, y el folato evita que ese aminoácido se acumule y cause daño. El exceso de homocisteína, interfiere con la producción de las hormonas del bienestar como son serotonina, dopamina y norepinefrina, que regulan no sólo el estado de ánimo, sino también el sueño y el apetito.

Disminuye la presión arterial

Esto sucede porque contiene lisina y antioxidantes, que estimulan la relajación de los vasos sanguíneos, facilitando la circulación sanguínea, por lo que puede generar una acción contra la agregación plaquetaria, evitando los accidentes cerebrovasculares o como muchos los llaman ACV.  

Ayuda a combatir la gripe, resfriados, amigdalitis, asma y alergias.

 Como también el cáncer y la infección por cándida, por ser rico en quercetina, antocisteina, vitamina b6 y otros compuestos antioxidantes que proporcionan acciones antimicrobianas y antiinflamatorias.

Cómo prefieres consumir la cebolla cruda, cocida en ensalada o como condimento de tus comidas. Dime en los comentarios.

Ayuda a regular el azúcar en la sangre

Debido a que contiene quercetina y compuestos de azúcar que tiene propiedades hipoglucemiantes. Por lo que es ideal para personas diabéticas o pre diabéticas.

Fortalece el sistema inmunológico

Los polifenoles de la cebolla actual como antioxidantes protegiendo el cuerpo de los radicales libres. La liberación de los radicales libres, estimula un sistema inmunológico más fuerte. Según el centro médico de la Universidad Maryland, la quercetina en la cebolla puede disminuir también las reacciones alérgicas, evitando que su cuerpo produzca histamina lo que es hace que estornudes, llorar y te pique, si tienes una reacción alérgica.

Actúa contra el estreñimiento

La cebolla facilita el movimiento intestinal, porque aparte de las fibras, tiene minerales como el calcio y el magnesio, que tienen un papel importante en la salud intestinal.

Estudios han encontrado resultados positivos, cuando se aplica el jugo de cebolla en el cuero cabelludo, ayudando a tratar la caída del cabello y la alopecia.

Y Previene el envejecimiento prematuro

La cebolla es rica en antioxidantes que protegen las células, del daño causado por los radicales libres. La cebolla te hace permanecer joven por más tiempo.

La cebolla se puede comer cruda, cocida, en jarabes, en salsas o enlatada. Pero la cantidad para disfrutar aún más de sus beneficios no está aún determinada. Pero estudios indican que se debe consumir por lo menos 25 gramos al día.

Ahora te diré porque no debes consumir cebolla en algunos casos.

Un estudio revela que el consumo de cebolla (cocida o cruda) puede aumentar la sensación de hinchazón, la producción de gases e incluso agravar la acidez de estómago, especialmente si la persona ya tiene un diagnóstico crónico de esta enfermedad.

Las personas que sufren de trastornos digestivos como la acidez gástrica, flatulencias, gastritis, o úlceras, deben limitar su uso, ya que los síntomas de la enfermedad, pueden en verdad empeorar.

Las personas alérgicas a la artemisa y al apio, también pueden ser alérgicas a la cebolla.

El consumo frecuente de cebolla cuando está verde aún, puede interferir con la fluidez de la sangre, que puede producir hemorragia, haciéndola más delgada debido al alto contenido de vitamina K. Esta consecuencia, según un estudio de la Universidad de Georgia, puede causar algunos daños a quienes toman medicamentos para mejorar la sangre.

Las personas que sufren de indigestión no deben comer cebolla, ya que potencializan los síntomas.

Como la planta de Cebolla actúa como Anticoagulante, no se recomienda consumirla en casos de hemorragia interna, si la persona utiliza antiagregantes plaquetarios.

Es importante tener en cuenta que a pesar de que la mayoría lo saben, la cebolla ya cortada o mal almacenada puede aumentar por mucho la infección por E. Coli, causando infecciones y alteraciones intestinales, por ejemplo.

Es bueno tener en cuenta, que a pesar que hay evidencia científica de las consecuencias de comer cebolla, este impacto negativo depende de la persona que la consume y de la frecuencia y cantidad con que lo hace.

Si tienes dudas sobre consumirla o no, es bueno que visites a tu médico y así sabrá tu condición de salud y si puede consumir o no.

Recuerda estos remedios y consejos nunca sustituyen, las recomendaciones de tu Médico.

Esta web usa cookies.